Home / Sin categoría / Musca domestica

Musca domestica

Musca domestica

Generalidades.

Este representante del suborden Brachycera, que cuenta con más de 50.000 especies en todo el mundo, es un molesto insecto harto conocido por todos. Con su característica trompa ingiere directamente alimentos líquidos; los alimentos sólidos son disueltos químicamente y seguidamente absorbidos. Cómo este insecto, al igual que muchos de sus parientes, entra en contacto con heces, cadáveres y heridas abiertas, desgraciadamente desempeña un papel importante en la propagación de parásitos y agentes patógenos.

Musca domestica
Musca domestica

Al igual que la mayoría del resto de moscas se reproduce sexualmente a través de huevos; de los que nacen las larvas que antes de metamorfosearse en insectos adultos adoptan la forma de pupa. La mosca doméstica puede considerarse un alimento vivo adecuado para la mayoría de anfibios y reptiles de talla media en adelante. Es especialmente apreciada por las ranas arborícolas, camaleones, gecos y anolis, pero también por numerosas mantis que rechazan presas que caminan 0 reptan. La cría de la mosca doméstica y demás especies de mosca no es apta para cualquiera debido al desagradable olor a amoniaco que desprenden la mayoría de los criaderos, sobre todo los que funcionan a la antigua usanza. De ahí que, desgraciadamente, soliera ser cierta la afirmación según la cual a un verdadero criador de moscas se le reconocía al entrar en su vivienda por el tufo que indefectiblemente flotaba en el aire. Afortunadamente, hoy en día existen algunos métodos que permiten tener criaderos casi exentos de malos olores. El mejor método de cría es el del Sr. Müller (Pforzheim, com. pers.), que presentamos a continuacion.

El contenedor de cría.

Se precisa un terrario de cristal o plástico de fácil limpieza y cierre hermético con un cristal corredero en la parte delantera (tamaños mayo res de 40 x 30 x 40 cm resultan adecuados, pero también sirven recipientes algo más pequeños). La tapadera y un lateral deberían estar provistos de un orificio cubier to con gasa para la ventilación. Aparte de este contenedor básico sólo se necesitan unos cuantos botes de plástico de al menos 2 litros de capacidad. Se pueden utilizar tipos muy diferentes como botes de congelación, pequeñas garrafas con una abertura grande, y recipientes similares siempre y cuando tengan una tapa que cierre herméticamente. También aquí es importante que haya una superficie de ventilación lo suficientemente grande y cubierta con tela mosquitera, así como una abertura que cierre fácilmente y a prueba de fugas mediante una media sobrepuesta. Cultivo. En primer lugar un comentario: el sistema de cría descrito requiere cierta práctica hasta que todo vaya como una seda. La relación correcta en la mezcla o la humedad se encontrará a base de ir probando, y los primeros fracasos no deben conducir al desánimo. Y es que para que un criadero funcione bien se requiere cier to rodaje y mucha experiencia. Para la cría propiamen te dicha se introduce en el contenedor de reproductores al menos 50 moscas domésticas. A estos insectos suele quedarles unas 3-4 semanas de vida, durante las cuales desovarán en los recipientes de puesta colocados ex pro ƒesso. Las moscas adultas se alimentan con papilla infan til en polvo, zumos multivitamínicos con azúcar y ali mentos similares ofrecidos en un plato 0 simplemente embadurnando la rejilla de ventilación. ¡Ofrezca única mente la cantidad de alimento que según su experien cia realmente se consuma en un día! También aquí es importante proveer agua suficiente para beber. Para ello hay varias alternativas: rociando a diario y con sumo cuidado el contenedor a través de la rejilla de ventilación o bien con un bebedero de tipo tubo para pájaros ornamentales cuya salida de agua esté taponada con una bola de algodón.
Como el contenedor para las moscas se debe abrir lo menos posible, se recomiendan dispositivos que permitan reponer el agua y el alimento desde el exterior. Por ejemplo, en el caso de los contenedores de plástico se pueden practicar pequeños cortes en un lateral (o con un soplete) para poder rellenar en cual quier momento el bebedero para pájaros desde fuera. Tras la muerte o la consumición de las moscas reproductoras se limpia a fondo el contenedor y el cultivo puede comenzar de nuevo. El proceso reproductivo propiamente dicho, el naci miento de las larvas, su transformación en pupas y finalmente la aparición de las moscas adultas acontece por separado en los recipientes de plástico ya descritos. Se llenan los recipientes con una mezcla de viruta de madera húmeda (a la venta en carpinterías y tiendas de animales como yacija para pequeños mamíferos) y una papilla nutricia compuesta por:

– 3 cucharadas soperas colmadas de copos de avena

– 3 cucharadas soperas colmadas de leche en polvo

– 1 cucharada soperas colmadas de harina de soja

– 1 cucharada sopera rasa de levadura de cerveza

Todo ello se mezcla bien y se humedece. El resulta do se mezcla con la viruta húmeda y se echa al recipiente de puesta, que a continuación se coloca en el contenedor de reproductores. También aquí la dificultad estriba en conseguir una relación correcta entre la viruta y los copos, pero también en conseguir un nivel óptimo de humedad. Generalmente la viru ta tiene una humedad suficiente si se empapa 6- 1- 1 agua y luego se exprime ligeramente. Para mantener un criadero casi exento de olores las proporciones de la mezcla han de ser exactas. Tanto el alimento como la humedad tienen que haberse agotado totalmente al final del desarrollo (a unos 25°C la transformación de las larvas en pupas se produce al cabo de una sema na aproximadamente). Los recipientes de puesta se rellenan con una mezcla recien preparada de viruta y papilla y se colocan en el contenedor de los reproductores, donde las moscas comienzan a desovar con unos 3 días de edad. Según sea el período de tiempo que permanecen en el contenedor de reproductores puede controlarse la cantidad de huevos producidos (y por tanto la de moscas). En otras palabras, si se necesita poca cantidad de alimento vivo un día suele ser suficiente, repitiendo al cabo de una sema na. Si se tiene una gran demanda los recipientes de cría pueden permanecer hasta tres días en el conte nedor de reproductores, pasados los cuales deben reemplazarse. Como no es más que una cuestión de experiencia, al principio no quedará más remedio que hacer muchas pruebas. Si no se consigue la puesta de huevos deseada, se les puede ofrecer un poco de carne o pienso semihúmedo para gatos (máximo 1 cm) como sustrato de puesta. Una vez que todas las larvas se hayan transforma do en pupas, a 25°C las moscas nacerán en sólo 4-6 días. Se puede retardar hasta cierto punto el momen to de la eclosión manteniendo las pupas con tempe raturas frescas. Si se necesitan moscas de forma con tinuada puede optarse por dejar las pupas en el reci piente de plástico y alimentar las moscas que vayan naciendo con papilla infantil, zumo de fruta multivitamínico con azúcar y alimentos parecidos.

Al Sr. Hilgenhoff (Bonn) le debemos un método efectivo para mejorar el valor nutricional delas moscas con preparados vitamínicos cuya administración suele resultar problemática. Se alimenta suficientemente a las moscas y posteriormente se les ofrece un platito con una solución vitamínica de la que puedan libar nd libítum durante unos dos días. Seguidamente se extraen las moscas del contenedor y se las traspasa a una tarrina para grillos, que se mete en la nevera durante una hora aproximadamente. El bote con los insectos así enfriados se coloca en el terrario a la hora en que habitualmente se dé de comer a los reptiles y anfibios. Al retirar la tapa las moscas serán cazadas fácilmente antes de que puedan sacudirse la vitamina. Manejo. Para sacar las moscas se acopla una media a la abertura del recipiente. En el extremo abierto de la media se ajusta un bote o recipiente similar que pueda cerrarse. Cuando haya entrado en el bote la cantidad deseada de moscas, se cierra aquel cuidadosamente con la tapa, mientras que el bote se cierra anudando la media. Este proceso requiere bastante maestría y práctica, que se adquiere rápidamente tras los primeros fracasos. Lo mejor es hacer al aire libre tanto la extracción de las moscas como la introducción de las moscas reproductoras. Observaciones. Otra manera de conseguir moscas para alimento vivo es comprando larvas o pupas. Aquí se nos ofrecen la tal llamada ”Terfly”, una mutación incapaz de volar y casi ciega conseguida por selección artificial, y las llamadas larvas ”pinky” que pueden adquirirse en establecimientos especializados en cebos para pesca deportiva. Estas últimas se han de mantener en un lugar cálido durante un cierto tiempo para que se transformen en pupas. A continuación se dejan eclosionar las pupas en contenedores especiales; claro que lo mismo vale para las moscas voladoras. Para ello resultan adecuados los botes de plástico de gran tamaño usados para congelar alimentos (a partir de un volumen de 7 litros aproximadamente). En la tapa de cierre hermético se sueldan 1 ó 2 recortes de rejilla metálica de malla fina que permiten la ventilación, la alimentación y la hidratación de las moscas. Para conseguirlo se coloca la rejilla metálica sobre el plástico y se calienta este con unsoplete, de tal manera que la rejilla se va embutiendo en el plástico blando. Comenzando por una esquina se pasa poco a poco el soplete caliente sobre toda la rejilla; al retirar el soplete el plástico se endurece rápidamente. Seguidamente se corta, se perfora o se quema un orificio redondo en un lateral (a ser posible en la parte superior del recipiente), que servirá para encajar con exactitud un tubo (llamado tubo de cría). Tras la eclosión se da de beber a las moscas rociándolas con agua, y se ”engordan” durante algunos días con la papilla habitual. Antes de ofrecerlas como alimento las atraemos al tubo de cría con una lámpara, donde se las espolvorea con una mezcla de vitaminas y minerales, y seguidamente se echan a los terrarios. Después de la extracción se ha de cerrar inmediatamente la abertura lateral con un tapón de goma espuma o algo parecido.

Deja un comentario